“El instante decisivo” de Henri Cartier-Bresson, más vigente que nunca

Por Rebeca Jaramillo

10814239_338283166355187_921289995_n

Mucho es lo que se debate hoy en día entre fotógrafos dedicados al arte y los dedicados al periodismo sobre qué es lo más importante en la Fotografía, si la estética, el mostrar una cierto tipo de belleza expresada a través de la cámara, o la información que la fotografía es capaz de entregar sobre un determinado tema de contingencia que pueda develar, acusar o mostrar una realidad ajena al ojo del espectador.

La cámara ha sido un testigo material del paso de los años. Es por eso que una fotografía que soporte el paso del tiempo y se vuelva un icono artístico o periodístico es una fotografía capaz de capturar la realidad de modo que ningún otro arte logra hacerlo, con un realismo que puede torcerse y desfigurarse hasta transformarse en algo completamente diferente y aun así mantener su belleza.

Precisamente, la clave para lograr una fotografía así fue patentada por el fotoperiodista Francés, Henri Cartier-Bresson, el término acuñado por él mismo como ‘El instante decisivo’ llegó a ser su leitmotiv, su religión, y pasaría a formar parte fundamental en la Historia de la Fotografía y del Arte.

Primero, para poder entender este concepto de forma completa comencemos por analizar dos hechos en la vida de Cartier-Bresson:

Henri Cartier-Bresson nace en el 1908 en una familia acomodada, fundadora de una industria textil de gran importancia. El francés pudo haberse dedicado a la empresa de sus padres para continuar con el ‘legado familiar’ y sin embargo tomó la decisión de dedicarse a la fotografía en un mundo donde el arte no era una forma fácil de ganarse la vida. Posteriormente, y luego de haber hecho una carrera fundada en el fotoperiodismo, en 1970 decide abandonar la fotografía y dedicarse a su primer amor: el dibujo y la pintura. Estos dos eventos en su vida definen al hombre como un sujeto empoderado, dueño de una gran voluntad propia. Sin duda, un excelente exponente de lo que significa el factor de la toma de decisiones.

La visión de Henri Cartier-Bresson atrapa un mundo en movimiento. Su obra está influenciada por los grandes ismos de la época, el dadaísmo, el cubismo, el futurismo, y especialmente el surrealismo (especialmente inspirado en las ideas de André Breton) A pesar de que intentó alejarse de la imagen del artista surrealista para poder realizar una carrera que le trajera mayores logros y se autoetiquetó como fotoperiodista, su realización fotográfica en los foto reportajes que hizo durante décadas son, innegablemente, obras de arte.

Henri Carter-Bresson aparece en la historia de la fotografía como un personaje detenido en el tiempo. Un hombre que es capaz de esperar durante horas el momento correcto donde, luego de haber encontrado el encuadre perfecto, deja que la vida fluya sin forzar la imagen, sin buscar nada en particular, más que un momento de dinamismo que transcurra frente a la cámara. Pero lo que hace que la foto esté lograda no es ese momento de dinamismo, este objeto o sujeto en movimiento, si no el instante en que objeto-sujeto, composición, cámara, y fotógrafo están en equilibrio. A esto se suma un factor que no es técnico y que tiene que ver con el tema de fotografía. El tema siempre nace desde de las motivaciones del fotógrafo, lo que él quiera reflejar ya existe dentro de sí mismo, sea algo que proviene del mundo externo o de su propio mundo interior.

Los elementos que hacen resaltar el tema en la fotografía, especialmente en el foto reportaje no son elementos que necesariamente están unidos entre sí. El foto reportaje permite revelar el cómo, por qué, dónde y cuándo sucedieron las cosas en una sola imagen o en varias imágenes reunidas. Es por eso que ‘El instante decisivo’ en esta clase de hacer periodismo, cobra una importancia mayor, ya que son demasiados elementos que deben estar de alguna forma unidos para poder informar y esclarecer sobre lo que está sucediendo en un lugar y momento determinado.

En el foto reportaje lo importante no es sólo la información si no también cómo esta información se presenta. Por ejemplo, en el ensayo ‘Sobre la fotografía’ de Susan Sontang, la fotógrafa y ensayista pone como ejemplo el caso de la película de Godard ‘Carta para Jane’, donde el director arma un montaje cinematógrafico solamente mediante fotografías, con esto busca hacer una crítica mordaz hacia las posibles interpretaciones que se le pueden dar a una foto, y cómo estas interpretaciones influyen más en los hechos que la foto en sí misma.


Otro punto importante para el autor es que en el foto reportaje es imprescindible fluir con el momento, esto quiere decir que la fotografía ‘perfecta’ sólo existe en el instante en que logró ser capturada. Hay ocasiones en que el fotógrafo puede estar horas esperando que algo suceda y luego irse a casa con la sensación de haber captado solamente un extracto de lo que quería lograr o menos que eso.

Cartier-Bresson expresa que para él la fotografía es el impulso espontáneo de una atención visual perpetua, que atrapa el instante y su eternidad, sin embargo, también hace énfasis en que el momento es variable, ya que si el fotógrafo se encuentra intentando captar una realidad cultural ajena a la de él y la gente (especialmente nombra a los niños) se les acerca, la única forma de actuar en ese momento es abandonar la cámara e interactuar con ellos. La diferencia entre un fotógrafo amateur y uno experto es que el fotógrafo inexperto puede incomodar a quienes van a ser fotografiados, sin embargo, un verdadero fotógrafo logra que la gente a su alrededor actúe con naturalidad, y entiende por sobre todas las cosas, que una fotografía no puede ser forzada, si no logró ser tomada en el ‘instante decisivo’ simplemente no podrá ser tomada jamás.

El fotógrafo interactúa con cosas que aparecen y desaparecen, y que una vez que desaparecen lo hacen para siempre. Es por eso que uno de los motivos de mayor frustración para alguien que oficie este rubro es no haber sido capaz de que el obturador lograra captar aquello que no volverá a suceder.

Pondremos dos ejemplos expresados en el ensayo ‘Sobre la fotografía’ de Susan Sontang donde ese instante decisivo es expresado en un tipo de belleza usada con cierto resquemor, uno de ellos es la desgracia, otro la muerte. En la fotografía de William Eugene Smith, especialmente en su ensayo fotográfico sobre el trabajo humanitario en África, donde se ve retratada la realidad de un lugar dónde la gente vive constantemente en desgracia y en enfermedad. En una de estas fotografías se ve a una niña agonizando en los brazos de su madre. Esta fotografía es una representación de la realidad que, si bien grotesca, es precisa y es el momento perfecto para mostrar al mundo un tipo de vida que existe, está ahí y vibra. El otro ejemplo son las fotografías de Marc Hutten que retratan la muerte del Che Guevara, donde el cuerpo inerte yace sobre una mesa con una expresión serena y hasta en cierta forma bella.

Mucho se ha dicho últimamente sobre el morbo que despierta el trabajo de fotógrafo, especialmente en el caso de los fotógrafos de guerra o aquellos que han tenido oportunidad de retratar una imagen que revele la desgracia ajena. Dijo ‘la oportunidad’ porque el instante decisivo del que habla Cartier-Bresson no sólo se aplica a la búsqueda de la originalidad, creatividad o belleza perseguida constantemente en el arte, sino también a la representación de ‘un mundo en extinción’ como expresa el ensayo de Sontang. Este mundo en extinción, las catástrofes naturales, las guerras, las pandemias, son también parte de lo que la fotografía ha logrado representar como único arte capaz de transparentar un mundo sin grandes interrupciones que nazcan de la interpretación debidas al estilo o a la estética propia del autor.

Otro factor importante en la fotografía es la presencia de un ritmo. Lo que Cartier-Bresson llama composición es la forma adecuada de moverse en relación de los objetos para alcanzar el ritmo que ellos tienen y así lograr capturarlos en la cámara. En esto la fotografía se asemeja a otras manifestaciones artísticas donde el ritmo es parte fundamental de la obra, en la poesía por ejemplo, el ritmo hace calzar a las palabras dentro del papel y forma un determinado equilibrio entre los versos llevando al lector a una atmósfera; en el teatro el ritmo es una dimensión que influye en el diálogo de la obra aportando comedia o drama a la historia; en la pintura el rimo es determinado por el trazo del pincel, el grosor de un trazo, por ejemplo, es determinado por un cierto ritmo; y en la música el ritmo marca el tiempo y la organización de los compases. En sí, este podría ser un factor fundamental que une a las artes.

Para el fotógrafo la importancia de la composición debe ser una constante, pero sólo puede ser dada por la intuición, ya que el momento preciso sucede de una forma tan rápida y única que no permite el desarrollo de una exactitud, aunque, en mi opinión, es aquí donde se ve mayormente reflejada la creatividad y genialidad del autor, en la composición que al ojo del receptor puede ser creada de forma azarosa, pero que para el fotógrafo fue un momento de absoluta concentración y medición focal.

Es relevante también tener en consideración la técnica, especialmente, y esto cobra cada vez más relevancia, por el avance tecnológico y científico en la óptica y en la química que han logrado realizar cámaras cada vez más complejas y desarrolladas. Esto puede influir positivamente o negativamente en el autor, ya que la cámara es una herramienta que debiera servir como aliada, no como enemiga.

La tecnología en este caso es importante para aquel que la utiliza y que un refinamiento de las formas basado en la técnica no necesariamente puede producir un buen resultado en la obra final, si no que todo depende del compromiso emocional con que se haga. Así, un fotógrafo realmente apasionado por la técnica puede lograr un buen resultado trabajando con una cámara de alta fidelidad, y un fotógrafo no necesariamente interesado en las imágenes precisas, puede obtener un buen resultado con una cámara simple.

Para Cartier-Bresson es imposible separar forma de contenido. Es por eso que una buena técnica para él se representa no en los materiales que se ocupan si no en el uso final que se le da a estos, es decir, el resultado final debe ser una organización rigurosa de las combinaciones de superficies, líneas y valores, y que la única forma de lograr un buen resultado final y una combinación precisa entre forma y fondo es desarrollando altamente el instinto.

Expuestos ya los elementos que hacen del equilibrio balanceado entre espacio, tiempo, tema, composición, herramientas y autor. Lo que nos queda por preguntarnos qué es lo realmente importante en la toma de una fotografía.

A simple vista, podríamos decir que al autor, ya que es él quien logra alcanzar ese clímax visual y capturar en una toma un momento preciso que defina y que exprese mucho más allá de lo que pueda comunicar objetivamente.

También podríamos atribuir la importancia a cronos; responsable y culpable de los aciertos y desaciertos en una captura fotográfica.

Sin embargo, lo que realmente más importa en la fotografía es el resultado final y éste es dado por la pasión. Es la pasión por la fotografía la que impera frente a todo lo que pueda naufragar frente a ella. Es por amor a la fotografía que el autor logra capturar el tiempo en su obturador, sin esta pasión no se podría hacer ni arte genuino ni periodismo genuino.

Digo esto porque aquel que busca el instante decisivo en el arte se convierte en un ser altamente creativo y obsesivo para lograr alcanzar lo que pretende lograr con su trabajo. Por ejemplo, en el caso de Harold Edgerton, en que cada fragmento captado por la cámara es una fiel representación de la idea de Henri Cartier-Bresson. El fotógrafo estadounidense realmente era un poeta del arte visual. Cada fotografía montada por él lograba captar un instante irrepetible, su obra no es solamente una gran avanzadilla para el arte, sino también para la ciencia, ya que sus desarrollos tecnológicos en la utilización del tubo de flash son hasta hoy utilizados. Con esta alta tecnología, el fotógrafo podía captar una gota de leche cayendo en un plato, o la precisión de una bala despedazando un objeto a altas velocidades. Realmente un revolucionario.

En contraparte, aquel que busca un instante decisivo en periodismo, como el foto reportero estadounidense William Eugene Smith, quien fotografiara durante la Segunda Guerra Mundial e hiciera importantes realizaciones documentales sobre la fotografía humanista en África, también es un genio creativo de gran poder mental, obsesionado con su trabajo y con el perfeccionismo por alcanzar un nivel elevado en la fotografía. El fotógrafo incluso fue herido de bala dos veces por estar fotografiando en zonas de alto riesgo.

Es la pasión la que mueve al fotógrafo. La pasión por la fotografía, la importancia del resultado final en la obra. Es por eso que Henri Cartier.-Bresson buscó y amó toda su vida ‘el instante decisivo pertenece solamente al arte. A la fotografía y a lo que la historia hará con ella para que futuras generaciones puedan seguir nutriendo a éste arte de momentos irrepetibles que de no haber sido capturados por la cámara se habrían perdido en la nada.

He aquí los 10 mandamientos de Henri Cartier-Bresson para la fotografía:

  1. Cuida la geometría y composición.
  2. Se paciente.
  3. Viaja.
  4. Elige (y quédate con) una lente.
  5. Toma fotos de niños.
  6. Se discreto.
  7. Mira el mundo como un pintor.
  8. No recortes tus fotos.
  9. No te preocupes por el procesado.
  10. Esforzarse por lograr mejores imágenes.

 

10804987_338283143021856_152538367_n 10805310_338283203021850_109976036_n 10805386_338283186355185_1884181293_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s