[Entrevista] Diego Fischerman: “Escribir sobre música es hablar de un lenguaje con otro lenguaje”

_DSC1074E

Por Diego Villavicencio
@diegovillacer

Fotografías: Catalina Oportus

Son cerca de las 11 de la mañana del sábado 7 de noviembre. El Hotel Diego de Almagro -que fue el encargado de alojar a los 54 invitados que protagonizaron la quinta edición del Festival Puerto de Ideas- es azotado por un sol enceguecedor. Junto al aire matutino -un aire que no parece corresponder al mes que cruzamos- entra el periodista, escritor y crítico de música, Diego Fischerman. Luego de saludarnos, y caminar hasta el restaurante del hotel, nos sentamos, e iniciamos una conversación sobre el oficio de crítico, el rol de éste, y -obviamente- música.
  • ¿Qué rol cumple el crítico en el desarrollo de la música?
Es complicado porque en la pregunta presupones que el crítico tiene un rol o un aporte. Entonces debemos preguntarnos si la crítica tiene alguna incidencia en el mundo musical. Se sabe que han habido compositores muy sensibles a las palabras del crítico, y que han incluso cambiado cosas según las sugerencias de un autor; pero la mayoría no. La mayoría hace lo que tiene que hacer sin ningún cuidado por lo que diga el crítico. En este punto debemos preguntarnos a quién se dirige el crítico: ¿habla con el músico o con la audiencia? Me parece que actualmente quien escribe sobre música establece un dialogo con la audiencia, con el público. 
Sin embargo -en mi experiencia personal- sucedió una anécdota interesante con Mercedes Sosa. Critiqué muy duramente un concierto de ella, en un momento en que era intocable. Mercedes había hecho un gran concierto en el Luna Park. Incluyó un cuarteto de cuerdas. Y recurría a un modelo de concierto con invitados, donde por cada canción cambiaba de invitado, entonces cantaba poco, muy poco. Yo escribí que el papel de madre de la música popular argentina -rol que adquirió al volver al país después de la dictadura- y que lo había perdido, que ya no significaba nada, que se había vaciado de contenidos, que esas invitaciones eran más para juntar nombres que para otra cosa, y que no había un verdadero trabajo musical. Y agregué que el trabajo de cuerdas estaba mal usado, porque fue algo decorativo. Era lo que me había parecido. Ella se enojó brutalmente. Un día suena el teléfono de mi casa, contesto y me dicen “Yo soy Mercedes Sosa, quiero agradecerle (…), me enojé mucho con su crítica, pero lo he pensado mejor; cuando usted escuche mi próximo disco se va a dar cuento que lo escuché”. A partir de ese momento tuvimos una relación bastante fluida. Ese es un caso, uno personal. Pero aun así no cuento con que lo que hacemos influya en los músicos”.
  • Julio Cortazar tiene un cuento llamado El Perseguidor, trata sobre un músico de jazz, el narrador es un crítico. Cerca del final del cuento, el narrador señala que a veces el crítico entiende la música y la obra de un músico como ni siquiera el músico la entiende. ¿Qué piensas al respecto?
Más que crítico, es el biógrafo. No, no creo que el crítico entienda más que el músico. El crítico -como cualquier oyente- entiende, necesariamente, otra cosa. El crítico escucha la música de manera atenta, de manera responsable y comprometida; es estar dispuesto a darle al objeto lo mismo que el objeto le da al oyente. En ese sentido el crítico puede -muchas veces- escuchar cosas que el músico no escuchó, pero esto no se limita al crítico sino al oyente.
  • Coméntanos sobre el rol que tiene el crítico con la audiencia, aquel de mostrar música.
tratar de decir algo sobre un lenguaje con otro lenguaje”
Ese es el rol fundamental del crítico. Muchos críticos se dedican a esto porque quieren demostrar lo que saben. Sin embargo, la función del crítico es esa, es abrir puertas. Es un trabajo muy grato, pero tiene una dificultad: tratar de decir algo sobre un lenguaje con otro lenguaje. Y -además- trabajar con la suposición de que hay algo sobre la música que la misma música no dice, lo cual es absurdo. Sin embargo, la experiencia te permite notar ciertas cosas que -quizás- otros no. Ea como en el futbol: quien está mirando el primer partido de su vida, se sorprende con facilidad y todo para él es nuevo; en cambio el que ya ha visto muchos partidos sabe en que fijarse y guía -de una u otra forma- al espectador novato. Con la música no es diferente, por lo general quién ha escuchado mucho suele fijarse o notar cosas que un oyente primerizo no. Lo que hay que intentar es guiar a los lectores-oyentes.
  • ¿Cómo han influido las nuevas tecnologías, y -particularmente- la música en streaming?
La posibilidad es maravillosa. La pianola fue el primer invento extraordinario como instrumento reproductor, de hecho el jazz no existiría sin esto. El siguiente paso fue la grabación del sonido, eso lo cambió todo, la posibilidad de escuchar lo que sucede en otras épocas y en otros espacios. La grabación de la música ha sido fundamental para el desarrollo de la música en las últimas décadas. Hoy el streaming es fantástico. Sin embargo -paradójicamente- la abundancia puede generar un vacío tan grande como la escasez, es decir, cuando uno tiene mucho y no sabe dónde ir puede quedarse paralizado.
  • Allí se vuelve al rol del crítico, del curador.
Efectivamente. Y ese rol está muy ausente en la actualidad. Hace décadas era más sencillo toparse con programas de radio dedicados a la música, digo programas conducidos por críticos, por especialistas. Hoy, en los medios masivos hay un espacio muy escaso para la crítica y para la curaroría. 
Pero independiente de ello, quien hace música tiene cada vez mayores posibilidades de mostrar su trabajo utilizando los canales de internet.
  • ¿Cómo debe formarse un crítico?
El fin de todo esto es posibilitarle a alguien (audiencia) entrar en terrenos que -quizás- no hubiese podido hacerlo sin cierta ayuda.
En principio las ganas de escuchar mucha música, debe haber algo que lo motive a esto. Y esa misma motivación te hace investigar, comparar, etc; algo te hace sentir que eso es vital y que debes compartirlo con otros. Eso es lo fundamental. Eventualmente la formación teórica lo puede ayudar, pero lo fundamental es el gusto por la escucha, y ese mismo gusto te hace aprender. Con cada audición, con cada escucha uno aprende cosas nuevas; me sucede con el álbum Revolver de The Beatles, que es el álbum que más he escuchado en mi vida, que cada vez que lo oigo descubro cosas nuevas.
El fin de todo esto es posibilitarle a alguien (audiencia) entrar en terrenos que -quizás- no hubiese podido hacerlo sin cierta ayuda.

_DSC1071E

[Crítica] Manuel García encuentra su sonido

Manuel García encuentra su sonido

El acierto del Retrato Iluminado

Por Diego Villavicencio
@diegovillacer

file_1_3

El 8 de julio del pasado 2014, el compositor chileno Manuel García lanza su quinto álbum como solista: Retrato Iluminado. El álbum que sucede al fracaso estético de Acuario (2012) resultó ser una obra hermosa, un trabajo muy bien logrado bajo cualquier punto de vista.
En un texto anterior me referí al antecesor de Retrato Iluminado Acuario– como un disco mediocre, que falló en su intento por incursionar en nuevos sonidos, que cae en lugares comunes. Sin embargo, este disco es -sin duda- el padre de su actual obra. Los logros que García consigue en Retrato Iluminado son -en parte- al paso que dio en su anterior trabajo. Manuel se separó de la simpleza sosa de la trova que le caracterizó en sus primeros álbumes, y del poco profesionalismo en el tratamiento de las voces. Ahora escuchamos a un compositor que se preocupa del proceso de grabación, escuchamos a un hombre que compone para su voz, y que exprime sus recursos para crear.
Siempre es importante detenerse en el productor de cada álbum, y en este caso nos encontramos con García y con Ángel Parra (hijo). Hablar de Ángel Parra (Ángel Cereceda Orrego) es hablar de uno de los guitarristas más prolíficos que tiene nuestro país, en especial por su calidad como compositor. Por ello, apenas comienza el álbum podemos notar que las guitarras son de un altísimo nivel, y que hay mucho cuidado en cada detalle de la placa. Sin duda Ángel Parra guió correctamente a Manuel García.
Ángel_Parra_(hijo)_2010
Ángel Parra (hijo).
aparra_becario
Ángel Parra (padre).
El disco de 19 canciones posee 3 de éstas compuestas junto al mencionado guitarrista (Tu sombra de mí, El clan Parra y El negro Manuel). El tema homónimo al álbum –Retrato Iluminado– fue compuesto junto a Ángel Parra padre.
La obra comienza con La Aguja, tema que de inmediato resume la calidad musical y la profundidad lírica del disco. A continuación nos encontramos con La Luz, primer sencillo de la placa, un tema débil si lo comparamos con el anterior, el problema se haya en el ritmo, le otorga cierta ligereza; aun así es una buena canción.
En Raíces los recursos sintéticos acompañan de muy buena manera la profundidad de las estrofas, mientras en los coros apreciamos una orquestación -al contrario- muy orgánica.
Medusa (segundo sencillo) es una obra en sí misma, una canción latina, hermosa, con una complementación entre los versos y las guitarras de Ángel Parra, las cuales llevan al tema en sus hombros, o -mejor dicho- en sus cuerdas. Los bronces reafirman el sentido latino de la composición.
La canción homónima –Retrato Iluminado– es la obra cumbre del álbum, y -posiblemente- de Manuel García. La composición es una experimentación que sostiene a un gran texto (con un ritmo que parece escrito por Rafael Rubio) sobre una percusión electrónica que resume nuestro folclor en cada pulsación, un trabajo de guitarras con sabor a un buen vino chileno. Música y verso logran simbiosis. Cada recurso en función de la obra, de una estética maravillosa.
Este álbum es el primero en que Manuel ha conseguido demostrar un enorme oficio, un trabajo de hacer música, de hacer buena música latina. Esperamos nuevas grandes obras producto de la dupla García-Parra.

[Noticia] Café con azúcar rubio: El oficio de escribir poesía

_DSC1043
Diego Villavicencio y Rafael Rubio.

Por Jorge González
@nosoyelprisio
Fotografías: Bárbara Olivares

En la última charla de las conversaciones en torno a un café, Rafael Rubio encantó al público presente rompiendo el velo que hay detrás de este arte; mucho trabajo con el lenguaje. Diálogos, lectura poética, risas y emociones marcaron también el cierre del evento organizado en el Parque Cultural de Valparaíso.
¿Qué es la poesía? Para Rafael Rubio, poeta y licenciado en letras con mención en lingüística y literatura hispánica, ésta es algo parecido a un trabajo de manufactura, cuyo producto es el poema, y al cual accedemos a través del lenguaje. Ésta introducción resumió de inmediato la idea central de la charla; la poesía como un oficio.
El público que llegó a participar de la conversación con el poeta, hijo y nieto también de otros trabajadores de la palabra, pudo escuchar las distintas aristas que tiene la poesía, como por ejemplo, la implicancia política del poeta con la sociedad, que para el expositor es evidenciar los errores de las ideologías. Otro punto que rescató Rubio, fue que este arte es de creación colectiva, en donde la tradición juega un rol muy importante.

_DSC1044

La formación del poeta

El autor de Arbolando (1998), Madrugador Tardío (2000), Luz Rabiosa (2007) y Mala Siembra (2013), se refirió también -durante la charla- a la formación del poeta, pasando por su historia personal y por distintas experiencias como talleres, contacto con otros poetas que sirven de maestros.
Ante las preguntas del público, el poeta valoró el aporte del hip hop en la tradición poética, catalogándolos de nuevos juglares, además de criticar lo relegada que se encuentra la poesía popular. Terminado el evento, Rafael Rubio se mostró contento con la participación del público, de quienes dijo haber aprendido mucho.

[Noticias] Primera jornada de conversaciones en torno a un café

DSC07489

Por Yuri fica
Fotografías: Marcelo Tapia

El atardecer- cargado de nubes- dejaba entrever que tocaría con sus dedos de agua el suelo, pero eso, haría propiciar la inauguración de Conversaciones en torno a un café realizado este viernes 21 de agosto en el Parque Cultural de Valparaíso.
A pesar de que la hora se fijó para las 18, ésta comenzó cerca de las 19. El discurso inicial fue entregado a las más de cincuenta personas por Diego Villavicencio, director del medio Café Verbal, que junto a Rebeca Jaramillo, hicieron gala de un buen anfitrión. De esta forma, dieron paso a la primera muestra musical que estuvo en manos del grupo Guitárregas, un sexteto de guitarras designado de esta manera en homenaje a Francisco Targas. Diversas piezas pasearon por entre sus cuerdas como por ejemplo: Serenata nocturna de W.A.Mozart, un arreglo instrumental para Luchín de Victor Jara, y dos temas originales del grupo: Primavera en labios y Cuna azabache.
DSC07501
Guitárregas.
Luego de esta presentación, se le dio el turno al espacio Mitomanía: Cuentacuentos realizada por Patricio Espinoza, cronista del medio y narrador que con un estilo sencillo y ameno entretuvo al público presente, dejando un mensaje inteligente en cada relato.
DSC07527
Patricio Espinoza.
DSC07553
Misael Castillo
Finalmente Miel Porteña dúo conformado por Romina “Mailén” Urra (Charango y voz) y Misael Castillo (guitarra y segunda voz) interpretaron temas de Juan Quintero y Luna Monti, más algunos temas originales que buscan representar rasgos del folclor latinoamericano.
DSC07540
Romina “Mailén” Urra.
El encuentro finalizó a las 21 horas dejando abierta la invitación para el día Sábado 22 de agosto, a una nueva jornada de Conversaciones en torno a un café.